Facebook
Twitter
1x1
  A- / A+
noticias | De la Municipalidad

Silvia Susana Beltrán ganó el Premio Literario

02 Nov 2020 | Es por su ensayo “Síndrome de Asperger: los más solos de la tierra”, en el que reflexiona sobre la relación entre una madre y su hijo, diagnosticado con Asperger, y analiza la soledad que deviene de esta condición. Además, se entregaron dos menciones a los trabajos de Miguel Gavilán y de Susana Beatriz Andereggen.

1x1
17416189245fa08733d7193 16723297555fa08741e89aa

Más Información:

En un encuentro que tuvo lugar en la Estación Belgrano, se entregó el Premio Literario Municipal, junto con las menciones del certamen. Tal como estaba previsto en las bases del concurso, este viernes se dio a conocer la decisión del jurado, que por unanimidad resolvió distinguir el ensayo “Síndrome de Asperger: los más solos de la tierra”, de Silvia Susana Beltrán, presentado con el seudónimo Luna del Este.

La obra, dice el veredicto, es “un ensayo híbrido, que utiliza recursos propios del testimonio y la autoficción, en el que la experiencia personal y la observación directa son herramientas válidas para la construcción de conocimiento, aunque no de un conocimiento científico y aséptico, sino afectivo”.

El secretario de Educación y Cultura de la Municipalidad, Paulo Ricci, encabezó el encuentro, acompañado por la directora de Espacios, Industrias y Programaciones Culturales, Lucrecia Pelliza; y las presidentas de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) filial Santa Fe, Beatriz Bolsi; y de la Asociación Santafesina de Escritores (ASDE), Trudy Pocoví.

En el acto estuvo también Miguel Gavilán, que recibió la primera mención por “El país de Mateo Booz”, firmado con el seudónimo de Roque, “por volver sobre una figura central de la literatura santafesina y analizarla desde una perspectiva seria y novedosa”. También participó Susana Beatriz Andereggen, que obtuvo la segunda mención por “Hacer la América. Un anhelo utópico entre objetos y sujetos”, que presentó bajo el seudónimo de Tullie. En ese trabajo aborda “el fenómeno de la inmigración europea al Litoral argentino a partir de recursos ensayísticos que van desde la recopilación de anécdotas de circulación oral y la descripción pormenorizada de objetos de uso cotidiano traídos en viajes migratorios, a la reflexión historiográfica”.

Trabajar por la cultura
La convocatoria se realizó durante el mes de septiembre, con algunos cambios que permitieron darle continuidad al certamen, que no se había realizado en 2019; y que apuntan a consolidarlo con un primer premio que este año es de 45 mil pesos, además de la acostumbrada edición de la obra ganadora a cargo de la Municipalidad, con un tiraje mínimo de 300 ejemplares. También se hizo una adaptación a las medidas sanitarias vigentes para que la presentación de los trabajos pudiera realizarse en formato digital, con el seudónimo elegido por cada autora y autor, preservando su anonimato hasta que se diera a conocer el veredicto.

Paulo Ricci señaló que “en este año tan difícil que nos toca transitar consideramos que es fundamental sostener y volver a poner en funcionamiento el Premio Municipal de Literatura, especialmente con la categoría del Ensayo que hace ya muchos años no había sido convocada. No hay excusas para dejar de trabajar por la cultura santafesina, lo que debe haber son nuevas e innovadoras estrategias que nos permitan seguir adelante”. Y en este sentido el funcionario destacó que “luego de dos años, el Premio Literario de la Ciudad de Santa Fe vuelve a concretarse y para que eso suceda fue importantísima la tarea del equipo de la Secretaría de Educación y Cultura y la participación de escritoras y escritores santafesinos que acercaron sus trabajos, así como el trabajo de un jurado que se comprometió con la tarea y ofreció un dictamen excelente.”

Al concurso se presentaron 10 trabajos, que fueron puestos a consideración del jurado presidido por el escritor, docente y gestor, Bernardo Orge, en representación de la Municipalidad; la escritora, editora y coordinadora de espacios y actividades culturales, Laura Vizcay, por la ASDE; y el escritor, editor y periodista, Pablo Felizia, en representación de la SADE Santa Fe.

Un ensayo sobre la soledad
En la evaluación del ensayo premiado, el jurado señala que: “La madre que encarna la primera persona a partir de la cual se estructura el texto disputa las nociones construidas alrededor del Síndrome de Asperger por los discursos psiquiátricos y psicológicos, discute con ellas, y consigue caracterizar esta condición desde un lugar exterior a la esfera médica”. Además, la obra “denuncia la discriminación y el ostracismo al que se ven forzadas las personas diagnosticadas con Asperger en las instituciones educativas, y da cuenta de lo que significa para una familia enfrentarse a estos obstáculos. En casos así, una madre no solamente debe hacerse cargo casi en solitario de abrir un espacio para el desarrollo social de su hijo, sino que además, como este ensayo lo prueba, debe reflexionar también sola sobre su condición, y asumir la responsabilidad de comunicar a los demás lo que esta significa”.

La autora se reconoce en esa descripción del texto, que quería escribir desde hace mucho tiempo, en particular después de la publicación de “Desalmada”, en 2018, su primera novela. Comenta que fue alentada en este proceso por su amiga, la profesora en Letras, María Alejandra Tiraboschi y que había considerado otros géneros para encarar su proyecto.

La convocatoria del Premio Literario Municipal la puso frente a la posibilidad de explorar ese tema a través del ensayo, con recursos narrativos, investigación, recuperando historias que vivió ella misma, otras que llegó a conocer interactuando con grupos de padres en foros de internet; y las que conoce por su profesión de abogada, asesora de diversas ONG dedicadas al estudio y a la difusión del Síndrome de Asperger y otros trastornos del espectro autista, como la Asociación Asperger Argentina, en Buenos Aires; o la Fundación Fortalecer, en Córdoba.

“Lo que me interesaba abordar en este trabajo era algo que siempre me ha obsesionado y que es la soledad que signa la vida de personas como mi hijo, afectadas por esta problemática que es en sí mismo un autismo de alto funcionamiento. Pero esa soledad es imposible de analizar y comprender sin hablar de la complejidad que tiene toda esta condición”, explica Beltrán.

Procesos
Recuerda el proceso de escritura como un impulso para dejar fluir esas historias que conoce desde hace 15 años, y que trató de recrear a partir de la autoficción. En el ensayo, le habla a un personaje que es su hijo, pero que es también una mixtura de otras historias. Con un primer borrador se abocó a corregir y eliminar páginas para que el texto “fuera contundente, como un golpe breve y fuerte; y para que pudiera ser leído de manera atractiva no sólo por quienes viven situaciones similares a las que narro, sino también por alguien que no conoce del tema. Para que logre también el efecto de una denuncia en cuanto a los obstáculos sociales y sobre todo educacionales, que aún persisten en nuestra sociedad respecto de esta cuestión. Quería que la investigación pueda cambiar en algo la realidad. Para eso he tratado de usar el decir académico y el relato de situaciones más íntimas, que me permitan establecer una empatía cierta con las personas vinculadas familiar o emocionalmente a quienes están diagnosticados con el síndrome”.

Agradecida por la devolución del jurado, la autora cuenta que ahora se prepara para la edición final del texto antes de su publicación, y alude a la felicidad por el reconocimiento literario que implica este premio, que es de su ciudad, y por la utilidad que el trabajo pueda llegar a tener socialmente. “Esta distinción -dice- me conmueve porque la siento como el corolario de una larga batalla que para mí puede estar en sus postrimerías, con un hijo que creció y tiene un camino delineado, pero que para otras personas es todavía en estos tiempos muy dura, muy violenta y muy injusta”.

1x1




1x1


contacto




1x1
Guia Guia Guia